Historias de mis licras #1

Estuve ayudando a un familiar a hacer su mudanza y… Me encontré una bolsa llena de algunas de mis licras de competición. Llevo compitiendo en kite desde 2012 y en wakeboard desde 2014, por lo tanto, tengo bastantes licras y… Muchas otras las he ido regalando, las he perdido o, vete a saber qué pasó con ellas.  En cualquier caso, pensé que podría ser interesante para ustedes mis queridos lectores, hacer un » #licralunes «. ¿Quéeeee?

Básicamente, cada Lunes vendré con dos licras y la historia que hay detrás de ellas. No van a venir por orden cronológico sino, un poco al azar. Espero que les gusten las historias (quizás el próximo post lo hago en formato vídeo). Empezamos: 

MI PRIMERA COMPETICIÓN: CAMPEONATO DE ESPAÑA 2012

1
Mi hermana Jacqueline (13 años) encontró la camiseta en alguna esquina de la casa

Esta rubiaza de la foto de arriba es mi 3ª hermana; Jacqueline. En casa todos la llamamos Jackie, tiene 13 años, no es muy fan de comprar ropa y se dedica a reciclar la mía. En este caso me sorprendió cuando apareció con la camiseta (la licra de esta compe no la tengo) de mi primera competición de kite; el Campeonato de España de Kite de Olas y Freestyle. Se celebró en la playa de Famara, en Lanzarote en 2012.

Por aquel entonces yo solo practicaba kite desde no hacía ni siquiera 1 año y, aunque sabía que el campeonato se celebraría ahí al ladito, había decidido no ir debido al poco tiempo que llevaba navegando. 
 En la playa unos amigos me animaron día tras día a competir y, bueno, realmente me gusta más competir que comer, me inscribí y puse rumbo a la isla de Lanzarote. Era absolutamente nueva, no conocía a nadie del mundillo y estaba super ilusionada. 

 

VIDEOS

Por aquel entonces yo solo me planchaba raleys, backrolls y sbends pero, llevando menos de un añito, tampoco me podías pedir mucho más 🙂 Conseguí una tercera plaza en freestyle y una tercera plaza en olas (era la primera vez que cogía una tabla de surf en mi vida je, je). En esta competición fue donde todo empezó, donde vi que quizás entrenando duro podía llegar a algo y hacerme un hueco en el mundillo. Se prendió la mecha.

CAMPEONATO DE EUROPA DE WAKEBOARD

4

No lo hice a posta cuando elegí la licra pero escribiendo esto me doy cuenta de que este fue mi primer Campeonato de Europa de Wakeboard. Fue en Septiembre de 2016 en Tel Aviv, Israel. Nunca había estado en este país y, la verdad es que tenía tantas ganas de visitarlo que vine un mes antes de la competición para tener tiempo de visitar la ciudad, de aclimatarme y de acostumbrarme al parque. 

Hubieron muchas cosas con las que aluciné y les voy a enumerar algunas de ellas:

– La gente. En Tel Aviv hay una mezcla de colores que me dejó alucionada, la gente me paraba por la calle preguntándome cosas en su idioma porque… Allí es imposible diferenciar si yo era una turista o una más de la ciudad porque en Tel Aviv hay gente rubia, morena, pelirroja, todos los tonos de piel imagibanles, gente con aspecto más Africano o Marroquí, gente con aspecto de ser nórdico, europeo… Nunca vi una ciudad con tantos pelos y pieles diferentes y, me encantó. En muchas ocasiones al viajar, se nota cláramente que eres un turista y, en esta ciudad eres uno más.

– CASTRO. Esto fue brutal, en Israel en vez de H&M tienen CASTRO. Me quedé alucinada al ver tiendas por todas partes con el «Castro» como nombre. 

– Ligar. Durante mi estancia en Tel Aviv iba bastante al gim y caminaba bastante por todos lados y, me chocó muchísimo lo directos que eran los hombres, quiero decir, quizás estaba en el gimnasio tranquilamente haciendo cualquier ejercicio y se me acercaba cualquier tio muy directamente (hablándome en el idioma local). Siempre respondía que no era de ahí, cambiaban a inglés y después de hacerme un par de preguntas (de dónde eres, qué haces aquí), me pedían mi número de teléfono y me querían invitar a cenar. Como te lo cuento, sin más. Esto también me pasaba por la calle… Al final al gimnasio decidí ir con un amigo porque al final no me dejaban ni entrenar jajaja. 

– Seguridad. En ningún momento me sentí insegura (y no puedo decir lo mismo de muchos otros sitios que tienen fama de ser seguros). Caminé por la ciudad sola por el día, por la noche… Nunca me pasó nada, nunca me sentí insegura, nunca ví nada malo o raro. 

Por otro lado, estando ahí tuve la oportunidad de visitar la ciudad antigua, el mercado, Jerusalem, el Mar Muerto… Tel Aviv es un lugar que le recomiendo a todo el mundo y me muero de ganas de volver. 

Volviendo a lo que estabamos hablando: la competición. Fue mi primer Europeo de Wakeboard, estaba super nerviosa y no conocía a mis contrincantes, no sabía que nivel tenían… No tenía ni idea de nada. Lo que si es cierto es que entrené super duro y a conciencia para esta competición. Me metí en la final, siendo la primera española en la historia del wakeboard en meterse en la final de un Europeo Absoluto de Wakeboard Femenino y quedé 6ª. Fue impresionante. Me encantó esta competición, me encantó el país, me encantó su gente. 

Espero que les haya gustado este primer capítulo de #luneslicra

 

Nos vemos en el agua,

firma2