Triple S Invitational 2016

Hace ya más de una semana del momento en el que me di cuenta de que no iba a competir en la  Triple S (a ver, técnicamente sí que competí pero en el Open, no en la competición oficial).

Llegar hasta Cape Hatteras fue un poco odisea, pero si todo en la vida fuera fácil ¡no sería divertido!

 

21

Malaga-Nueva York en avión.

-Taxi del JFK a la ciudad.

-Noche en Nueva York.

Tren de 9 horas hasta Norfolk.

– Noche en Norfolk.

– 3 horas en coche hasta Cape Hatteras.

 

 

El día que llegué navegué y el resto de la semana llovió prácticamente todos los días. Me moría de ganas de que empezara el Open. La predicción de viento es bastante mala, lo que significaba que nos meterían a competir con jetskis. Aún así me mantuve super positiva y con ganas. Nunca me imaginé que pasaría de verdad, que tendría que competir arrastrada por una moto de agua en la Triple S. Una pena que tenga que gastar un montón de tiempo y esfuerzo entrenando para llegar al otro lado del mundo y competir en algo que nunca has hecho en tu vida. Jo…

520A3235

Os prometo que pocas veces en mi vida había estado tan nerviosa, me dolía la tripa una pasada hasta que entré en el agua. Todo desapareció y concentración a tope.

Después de 3 obstáculos de 5 tenía bastante claro que mis opciones de competir en la competición más importante del año se habían acabado. Aún así mantuve algo así como un 2% de esperanza, por si acaso.

Anunciaron los resultados, vaya palo… Aunque ya lo sabía, al uno de mis amigos darme un abrazo de consolación rompí a llorar. Sinceramente, estaba destrozada. Literalmente me sentía como si me hubieran roto en un montón de trocitos. Me sentía horrible y decepcionada. Me sentía frustrada por haber tenido que cruzar medio mundo para llegar hasta aquí y no poder demostrar los «trucos que traía en la manga», me sentía estúpida por no poder haberlo hecho mejor dentro de lo que cabía. Supongo que me quedan muchos años de vida para poder cumplir uno de mis sueños en esta vida, competir en la Triple S.

520A3320

Menos mal que existen los amigos (gracias por estar ahí chicos, vosotros sabéis quienes sois) con esas típicas charlas que te hacen sentir un poco más persona. Un día entero revolcándome en el dolor fue lo que necesité para volver a empezar a ser persona, era hora de salir al agua a entrenar de nuevo.

Aclaración: Este texto no es para darle pena a nadie, no lo pretendo. Todo pasó como pasó y punto. Simplemente estoy narrando como pasó todo para mí. Si es demasiado dramático, lo siento… ¿Qué sería de la vida sin drama y pasión? 😛

520A2096untitled-7914520A2276

 

Esperen, ¡no todo iba a ser malo!. Haber venido hasta aquí me ha hecho comprender un poco mejor cómo funcionan este tipo de competiciones, me ha permitido hacer fotos bastante chulas con los mejores fotógrafos (que espero poder enseñarles pronto) y, sobre todo, he podido pasar tiempo con amigos y he podido entrenar bastante en el increíble spot que tienen en OBX.

 

Me muero de ganas de que llegue la SSS 2017.

 

 

 

Nos vemos en el agua,

Julia